Carol Brown

Antes de conocer el programa, la mamá de un ex JSCh me contó que su hijo estaba trabajando en Contulmo por un año. Yo pensé «se debe haber vuelto loco». Cuando entré al programa siempre me acordaba de eso y pensaba que había que estar medio loco para entrar. Gracias a Dios había un grupo increíble de gente que estábamos dispuestos a esta gran locura